Saltar al contenido

Pintura Cerámica

Un artesano alfarero no acaba su obra hasta que no está pintada, y para ello necesitas contar con la mejor pintura cerámica. No todas son iguales, ni sirven para lo mismo, y sus aplicaciones sobre el barro son distintas. Por aquí te contamos todo lo que debes saber, si bien también puedes consultar más información sobre pintura ceramica en esta web afín.

Pintura para cerámica de todos los colores que puedes comprar al mejor precio

PRODUCTO

Tipos de pintura para pintar cerámica

¿Qué es la pintura cerámica?

La pintura cerámica es un tipo de pintura especial que, como su propio nombre indica, se utiliza para pintar sobre las obras cerámicas, estén hechas con arcilla o barro rojo, porcelana, terracota, gres, loza e incluso arcilla refractaria.

En ocasiones estas pinturas pueden aplicarse sobre la pieza en crudo, mientras que otras pinturas están preparadas para ser aplicadas una vez la pieza de barro está cocida, en combinación con el esmaltado.

En definitiva, la pintura para cerámica es apta para cualquier superficie no porosa, dándole un acabado opaco.

Pintura para (cerámica) porcelana fría: pintar o teñir

Sin duda alguna con la porcelana fría se pueden hacer grandes obras de arte, y es normal que queramos darles color. Para ello puedes optar dos maneras:

  • Teñirla, es decir, en el propio proceso de amasado se mezcla con unas gotas de pintura que le dan color a toda la masa.
  • Pintarla, es decir, una vez acabada la pieza, le damos con un pincel para darle los últimos retoques (previamente se ha teñido).

¿Cómo pintar la cerámica al frio?

Es importante decir que, para darle color a la cerámica fría previamente hay que teñirla de blanco. ¿Cómo? Es fácil: en el propio proceso de amasado vertemos unas gotas de pintura acrílica (ver siguiente apartado) impregnando así la porcelana. Y continuamos amasando.

A partir de aquí es cuando le damos color. Para ello, sobre la masa blanca volvemos a verter pintura acrílica del color deseado, y continuamos amasando. Poco a poco irá cogiendo el color que queremos.

En todo este proceso es importante recalcar que, como sabes, la porcelana fría se va secando en las manos del alfarero en la medida en que este la va amasando, por lo que el pintado o teñido debe ser un trabajo continuo, sin pausas.

Pintura especial para cerámica

De entre los distintos tipos de pintura que pueden aplicarse sobre cerámica destacan fundamentalmente dos (de la primera ya te hemos hablado):

Pintura acrílica

La pintura acrílica es más sencilla de usar al ser soluble en agua, pues a diferencia de las pinturas al óleo no necesitan de un disolvente para mezclarla. Para trabajar con ella basta con pinceles, agua y pintura. Nada más. De hecho incluso los pinceles que uses podrás limpiarlos bajo un chorro de agua.

El secado de la pintura acrílica es considerablemente rápido (de minutos en condiciones óptimas de temperatura y humedad) si bien es cierto que oscurece el color cuando lo hacen.

Pintura al óleo

Las pinturas para cerámicas al óleo (con base de aceite) se caracterizan por su excelente adherencia a la superficie esmaltada de la pieza.

Aunque tarda más en secarse su uso principal es cuando se quiere pintar por capas, es decir, se aplica y se valora como queda, si procede se aplica otra que mostrará la textura de la anterior, y así sucesivamente. Por este motivo, si pretendemos pintar una pieza cerámica en diferentes momentos o días, estas pinturas a base de aceite serán mucho más propicias, pudiendo incluso recuperarse con disolvente.

A su vez, y a diferencia de las acrílicas, las pinturas al óleo conservan el mismo color una vez secas.

Y sin riesgos: pintura para cerámica no toxica

La pintura, como cualquier producto químico tiene cierto grado de toxicidad. Por ello, si quieres pintar con niños o sencillamente no quieres tener cerca un producto tóxico, elige alguna de estas pinturas para cerámica no tóxicas.

PRODUCTO – B07W8N1V2G